mi cyrco

tu momento del día…

Qué respiramos… 30 noviembre, 2011

Filed under: Problemas y Efectos Medioambientales — samaig3 @ 17:57
Tags: , ,

Nuestra atmósfera es una mezcla de gases con partículas en suspensión (sólidas y líquidas). En su parte baja es eléctricamente neutra y está compuesta principalmente de moléculas (grupos de átomos fuertemente unidos), pero en las partes altas la atmósfera está ionizada y muchos de sus gases están en forma de átomos individuales o incluso asociados en radicales libres (como el radical hidroxilo, OH). Sin tener en cuenta el vapor de agua, más del 99% del aire seco está compuesto de nitrógeno (N2, 78%) y de oxígeno (O2, 21%). El escaso 1% restante es, en su mayor parte, gas argón (Ar, 0.93%) y el resto son gases variados que si los enumeramos en orden decreciente a su porcentaje obtenemos la siguiente lista: dióxido de carbono (CO2), neón (Ne), criptón (Kr), helio (He), hidrógeno (H2), xenón (Xe), ozono (O3) y radón (Rn). Por supuesto, el vapor de agua está siempre presente en la atmósfera, especialmente en los 5 km. más bajos. El agua natural, H2O, contiene dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno. El hidrógeno puede aparecer en forma de algún isótopo: Hidrógeno ordinario o deuterio (D), el cual tiene un neutrón adicional. A veces aparece el isótopo tritio (T) que es radiactivo y su procedencia principal son las bombas atómicas y los ensayos con ellas que se hicieron en el pasado. Cada uno de los constituyentes de la atmósfera tiene sus particularidades y si por alguna razón hay variaciones notables del porcentaje de estos gases, podemos hablar de contaminación. También puede haber contaminación por otras sustancias. Veamos algunos ejemplos de contaminación que tienen su origen habitual en diversas actividades humanas:

  • El dióxido de carbono es un gas indispensable para la vida y con gran influencia en el clima aunque su presencia parezca escasa. La contaminación por dióxido de carbono está provocando cambios climáticos (efecto invernadero o calentamiento global), debido al abusivo uso de combustibles fósiles.
  • El ozono es un gas incoloro que está principalmente presente por encima de los 15 Km. de altitud, afortunadamente, porque es muy tóxico para los humanos pero fundamental para protegernos de los rayos ultravioleta del Sol, los cuales dañan el ADN de las células. La escasez de este gas en las capas altas de la atmósfera (el famoso agujero de la capa de ozono) está provocando un aumento significativo de los casos de cáncer de piel y diversas afecciones oculares. Ciertas industrias pueden provocar contaminación por ozono, un gas que si se respira en pequeñas dosis reduce la función pulmonar y provoca tos, dolor en el pecho…
  • El radón es un gas radiactivo de escasa peligrosidad, excepto en lugares donde su concentración sea mayor de la normal, como por ejemplo, cerca de desechos radiactivos.
  • El dióxido de azufre (SO2) es un gas incoloro que provoca afecciones respiratorias y cardiovasculares, llegando incluso a provocar la muerte. Los ancianos y los niños son los más afectados, pero también afecta negativamente a especies vegetales. Este compuesto es el principal responsable de la lluvia ácida ya que se convierte en ácido sulfúrico (H2SO4).
  • El monóxido de carbono (CO) es un gas incoloro, insípido e inodoro que reduce el aporte de oxígeno. En grandes concentraciones reduce la percepción visual, la destreza manual y la capacidad mental. También puede provocar la muerte por asfixia.
  • El dióxido de nitrógeno (NO2) es importante para la formación de ozono en la troposfera, pero si se respira irrita los pulmones, causa bronquitis y neumonía, reduciendo la resistencia a las infecciones respiratorias. La fuente principal de óxidos de nitrógeno (NO y NO2) es el transporte (automóviles, aviones…). Al formar ácido nítrico (HNO3), también contribuyen a la lluvia ácida.
  • El plomo (Pb) es un metal que se libera a la atmósfera o al ciclo hidrológico en ciertas actividades humanas, incorporándose a la cadena alimenticia. Como otros metales pesados (mercurio, cadmio…) su efecto es acumulativo y el plomo que se ingiere o se inhala no se elimina. Por eso, se han encontrado grandes cantidades de metales pesados en la carne y tejidos de animales carnívoros, como los atúnidos (atún, bonito, melva…) y los peces espada. En concentraciones altas provoca retardo mental y trastornos del comportamiento (locura, saturnismo), así como hipertensión arterial y afecciones cardíacas. En dosis bajas provocan alteraciones del sistema nervioso central en niños y fetos.
  • El fluor (F) también es acumulativo y afecta negativamente a la salud. Se ha demostrado que el fluor en cantidades bajas afecta mucho peor a las plantas que a los animales, provocando daños observables en flores y frutos. Las cantidades de fluor absorbidas por las plantas se acumulan en los animales que las ingieren dándose casos de fluorosis.
  • El metano (CH4) suele ser el principal integrante del gas natural y es otro gas que provoca el efecto invernadero. Es un gas inodoro, combustible y explosivo que se genera, por ejemplo, en los basureros por la descomposición anaerobia. También se emite metano en las minas de carbón, tuberías de gas, pozos petroleros… y también se forma en grandes cantidades en el estómago de los rumiantes, por lo que se piensa que una de las causas del aumento de este gas en la troposfera es el aumento de la ganadería a nivel mundial debida al aumento del consumo de carne en los países industrializados.
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s